martes, 4 de marzo de 2014

NO ABANDONES A LA PEQUEÑA YUQUE!!!


Hace unos meses llegó sumamente hambrienta a mi hogar una hermosa gatita…y aún bajo protesta de Juan, la alimentaba fuera, en la escalera que da a la azotea o el descanso de la ventana de la cocina a la que trepaba a “devorar” alimento y leche. Luego me dí cuenta de que estaba preñada…y más tarde supe que pertenecía a una joven artesana que alquilaba por una corta temporada una casa vecina. Aunque le pedimos que al macharse se la llevara consigo…no lo hizo…la dejó parir sus gatitos, los hizo desaparecer, no sé si regalándolos o abandonándolos en otro sitio y ella dejó la casa y a la mamá gata, desesperada por la pérdida de su cría.

Cuando Juan viajó a Buenos Aires…tuve que tomar la decisión de operarla, ya que Braulio…otro gato que come en casa ,sumado a mis 4 mininos que sí entran a la casa, quería todo el tiempo aparearse con ella…y como el inconsciente biológico provoca un celo cuando una hembra pierde sus crías…temía la preñara de nuevo.

Desde ese día a causa de la operación se hizo dueña de la casa y demostró tanto cariño, sumisión y mansedumbre…como apetito!!!

La llamé Reina…aunque no me sonaba ningún nombre como particularmente de ella.

Hace unas semanas, luego de mi trabajo interno tuve una “visión”…en la que mi maestro me decía…

“-No abandones a la pequeña Yuque”….y me mostraba a quien yo llamaba Reina.

Recuerdo que le dije telepáticamente…”Se llama Reina” (Como cuando le dije hace años…Me llamo Lily y él me dijo …Te llamas Tahíta!)…Entones, ésta vez me dijo…”Es la pequeña Yuque”…NO ABANDONES A LA PEQUEÑA YUQUE.

No sé si Yuque era el nombre que tuvo acompañándome en otra encarnación y tampoco sabía por qué me pedía que no la abandonara.

Pero a los pocos días, Reina pareció molestar a todos…si no mantengo los platos de los otros mininos fuera de su alcance, no deja alimento sin comer, está obesa, reclama los sitios de dormir de los demás, orina en las macetas secando las plantas..y rasguña a quien quiera sacarla fuera…para completar el panorama, comer grillos y otros insectos parece le produce algún tipo de alergia por la que regurgita espuma y baba, Hooooooooooo!!!!

Juan sugirió que debíamos soltarla en el monte, ya que come demasiado y el alimento es muy costoso…y Elías dijo en su momento que ya eran demasiados gatos…Ahora entendía por qué mi maestro me pidió anticipadamente que no la dejara sola.

Lo primero que hice fue contarles ambos mi visión. Juan dijo “Ah…resulta que tenemos una gata cósmica”…y Elías dijo” ¿Yuque es nombre de gata hembra?...Mas los dos comenzaron a llamarla así y ella responde muy bien, cosa que no hacía cuando la llamábamos Reina.

He llegado a comprender su alma, como comprendo y abrazo la mía…la dejaron pasar hambre preñada, y solo nosotros la alimentamos…le quitaron su cría, lo que la traumó mucho, y encima, antes del mes, la operé, para evitar males mayores… ¿Cómo no comprender la ansiedad y el dolor que tal vez la lleven a comer en demasía, a tomar sitio en la casa sin respetar a los demás por temor a ser abandonada de nuevo y marcar con su orina las macetas?

La he llevado al veterinario…la inyectó y dejó de babear y espumar, por comer grillos glotonamente…retiro cada plato con comida de su paso en busca de que pierda peso, y le he hablado a su alma diciéndole que no la abandonaremos, que no tiene ya que marcar las macetas ni “ganarse” un lugar….y responde poco a poco, dejando ya de rasguñar a quien la quiere sacar fuera a hacer sus necesidades y lamiendo la mano que la acaricia…

Maestro…gracias por darme su nombre y advertirme…

-“NO ABANDONES A LA PEQUEÑA YUQUE!!!!”-

Tahíta

La bolsa, el colador y el Espíritu Encontrador….


Periódicamente Juan recoge las cáscaras de las dos naranjas que come cada día y la reserva secándolas para usarlas en una bebida natural que prepara.

Periódicamente, Elías come pastas y como es demasiado exigente con todo, no quiere utilizar para colarla un colador que se apoye sobre la pileta, sino que me pidió uno con mango para sostenerlo en la colada de fideos, sin que toque nada.

La semana pasada compré un colador, aunque sabía que tenía uno en el garaje en unas cajas a cierta altura, mas de regreso a casa por la calle, se deslizó fuera de la bolsa y lo perdí. Ouuuup.

Mientras…Juan estaba llenándome la cocina de hermosas y largas cáscaras de naranjas que descendían enroscadas de cuanto adorno colgante reloj o taza penden de las paredes de la cocina.

Recordé una bolsa de trama abierto, roja, en las que vienen las verduras a las verdulerías, que justamente pedí a mi verdulero para poner dentro hierbas medicinales que pongo a la sombra y al aire a secar…solo que mi memoria no es tan exuberante como mi intuición, por lo que por lo general la segunda debe suplir ampliamente a la primera.

Ayer, Elías protestaba en busca de su colador con mango y por toda la cocina las fragantes cáscaras de naranjas comenzaban a caer al piso cuando tocabas una taza o un paño repasador…así que como siempre, pedí ayuda interna. Había estado buscando la bolsa desde días atrás en cuanto cobertizo y galpón hay en la casa, sin recordar su paradero. Me dirigí al garaje a llevar unas botellas vacías para reciclar, habiendo entregado el asunto al maestro interno cuando miré hacia arriba y vi dos cajas grandes .Fui decidida hacia una de ellas creyendo que allí había un colador de pastas con mango, pero ,me dí cuanta de que era muy pesada y lo dejé para otro momento en que Elías estuviera cerca para bajarla…pero antes de irme toqué “sin querer” la otra de al lado, la que me sonó liviana por lo cual en puntillas logré empujarla hacia el borde del estante y la bajé.

Pues dentro no había un colador de pastas, sino dos, casi nuevos y esperando ser de utilidad…además encontré un recipiente adecuado para conservar un alimento que hace días estuve a punto de comprar, que no recordaba tener, un mate y muchas cosas que me eran necesarias. Contenta, soplé el polvo de lo que decidí trasladar a la cocina y traté, también en puntillas, de reacomodar la caja, que estaba muy alta en la parte superior de un mueble y no pude al primer intento. Tomando aliento la empujé suavemente y no tanto al segundo intento, y de encima, no sé cómo voló sobre mi cabeza aterrizando a mis pies todo un lote de bolsas de plástico prolijamente anudadas, livianas como plumas pero demasiado “sincronizadamente” lanzadas hacia mí.

Luego de acomodar la caja, pude haberla tirado de nuevo por allí, pero no dejo de pasar esas sincronicidades, así que desaté la bolsa exterior, y la otra, y dentro…estaba la bolsa roja de red que tanto buscaba. Me sentí feliz…no por el colador y la bolsa que realmente eran bienvenidas, sino por la presteza con que responde el espíritu a las cosas más pequeñas, no tan pequeñas y mayores que le dejamos en sus manos, si realmente lo hacemos y permanecemos atentos a ser llevados hacia lo que pedimos.

Pedir es fácil…mas luego está el confiar absolutamente en ser guiados y saber que está en marcha, no importa si se tarda o no…y NUNCA desperdiciar cualquier pequeño hecho que se nos muestre. Si la intención es buena y eres parte de la trama del espíritu de manera conscientemente atenta, todo se hace más fácil

Cada cosa que llega porta además un don…cuando perdí por la calle el colador nuevo, sentí que se me advertía que estaba perdiendo la atención en lo que filtraba lo esencial de lo intrascendente…después de dejar de lado asuntos no esenciales y dedicar una hora al día a contactar en silencio y a SENTIR la presencia del espíritu…él me mostró que no necesitaba comprar nada que tenía mucho más guardado (dos coladores, no uno), pero que debía estar atenta y disponible para poder utilizar esos dones que siempre traen algo más aparejado (la bolsa)…un recipiente o canal de trama abierta, abierta al Espíritu…para que pongamos las fragantes señales que cada día abundan y se nos muestran…y como no hacemos caso…comienzan a hacerse evidentes y “recargarnos”…hasta que le damos la atención debida, las ponemos en un sitio adecuado disponibles para ser aprovechadas, no sofocadas y enmohecidas, sino aireadas en la red de la amorosa consciencia del momento presente.

SÍ ES!!!

Tahíta.

QUE NADA TE SEPARE DEL AMOR


Volamos tanto en los conceptos que a veces se nos escapa lo esencial, que es lo cotidiano como escuela y como espejo.

Nos convencemos tanto de que el punto de vista que tenemos es el correcto, que dejamos fuera, partes de la Verdad.

Defendemos tanto nuestras posturas, que nos cristalizamos en ellas y cerramos la mente y el corazón a posibilidades que nos sacarían de la “artrosis espiritual, emocional, mental…” que no nos permite nunca cambiar de pose, movernos en libertad, aceptar que existen millones de estados de consciencia infinitamente amplios a explorar.

Nos dicen “Feliz Navidad”…y con un aire de “estoy por encima de eso”…dejamos fuera la amorosa energía que en un paquete festivo, nos envía el Uno, de una manera simple y llana desde otro fragmento nuestro que honra aspectos que pensamos hemos trascendido.

Nos abrazan con un “Feliz Día de San Valentín!...y nos separamos de esa energía que aún pone días para lo que debiera ser cotidiano. ..sin despertar a que lo lamentable…es que NOS SEPARAMOS…creyéndonos fuera de esa sopa de energías que permite que cada quien exprese ese tremendo potencial de Amor, desde donde puede o quiere.

Pero claro…nos etiquetamos como “trabajadores de la Luz”…y un título tal parece que amerita mantenernos al margen de lo que creemos caduco, mundano, intrascendente…

Si algo te mantiene separado, aún tienes que trascender…

Si algo te mantiene separado, no has comprendido que nada es intrascendente ni nada es “más espiritual”, ni “correcto o incorrecto”…solo es un juego en el cual puedes predicar cuanto quieras la UNICIDAD DEL SER…o que TODOS SOMOS UNO…mas si sientes que eres más amado por ser vegetariano, por no llevarte por días aparentemente comerciales, por diferenciar “lo ilusorio de o real”…no has comprendido aún de lo que Amor se trata, ni la trascendencia, ni la aceptación plena de ti y el otro como Uno.

Cuando me levanto cada mañana y algo me molesta…es cuando tengo que recordar que SOLO HAY UNO.

Cuando me levanto y algo me extasía en mí o en el “otro”…tengo que recordar que SOLO HAY UNO, también

Y ese Uno que “todolosabe”…permite éste maravilloso juego en que cada vez nos expandimos más y más hasta comprender que también somos quien aún festeja la Navidad, San Valentín, el Carnaval, la Misa, la pena de muerte, la prostitución, la contemplación, el servicio desinteresado, la muerte en la cruz, la trascendencia…

Somos también quien aún no halla la razón o la voluntad para no comer carne, o para dejar un vicio, o para abrirse más al amor que predicamos y creemos practicar tan bien…

Permitámonos lograr esa expansión para ir abarcándolo todo, al ritmo que podamos…y hallemos gozo en lo que aún no vemos como parte de ese Uno que se recrea segundo a segundo en y ante nosotros, para que sigamos más y más esa expansión que no tiene fin.

Nada hay fuera…salvo el reflejo delo que ES…y sobre eso, no hay juicio a emitir.

LO QUE ES, ES PERFECTO EN ESENCIA…y nos abre más y más y más a…

ABRAZAR CUANTO LLEGA…CON EL DISFRAZ QUE LLEGUE.

SI AÚN TE SIENTES POR ENCIMA O POR DEBAJO DE ALGO O DE ALGUIEN...

ABRETE Y EXPÁNDETE MÁS!!!

NO HAY NADA FUERA DE LO CUAL SEPARARTE.

TE AMO!

Tahíta